23 alimentos para prevenir el cáncer

0
250
alimentos para prevenir el cancer

La importancia de la alimentación para prevenir el cáncer

Actualmente, las estadísticas predicen que uno de cada tres personas tendrá que luchar contra el cáncer durante su vida y que, desafortunadamente, uno de cada cuatro perderá la batalla.

Sin embargo, la dieta es la responsable de más de un tercio de casos nuevos de cánceres diagnosticados.

Cuando descubrimos que tenemos cáncer, muchas veces el consejo del cambio de dieta nunca se da; no obstante, es imprescindible cambiarla. Especialmente cuando uno tiene que someterse a un tratamiento de radioterapia o quimioterapia.

Todos los estudios científicos, confirman que una dieta saludable e hipotóxica juega un papel importante en la prevención del desarrollo de muchas enfermedades, incluido el cáncer, pero también cuando son diagnosticados.

Debes saber que ciertos alimentos tienen la capacidad de matar de raíz los microtumores que todos desarrollamos durante nuestra vida y que amenazan con convertirse en cáncer.

¡Lo que no podemos entender es por qué no se dan consejos en medicina con respecto a los alimentos!

Y aunque se sabe que un hospital no es un restaurante gourmet, estando en el siglo XXI, ¡se podrían hacer esfuerzos para servir a los enfermos una dieta adaptada a sus necesidades!

Volvamos al principio; los alimentos contra el cáncer incluyen principalmente frutas y verduras frescas, eso tiene sentido.

Aquí hay una breve lista de alimentos que generalmente son beneficiosos y recomendados para el cáncer:

Alimentos para prevenir el cáncer

1) Aceite de oliva

Las grasas monoinsaturadas protegen contra el cáncer de colon y recto.

Los polifenoles en el aceite de oliva virgen extra orgánico también desactivan un gen responsable del cáncer de mama.

Al actuar sobre los ácidos biliares, el aceite de oliva reduce el riesgo de desarrollar adenoma o carcinoma gástrico.

Además, el aceite de oliva ayuda indirectamente a mejorar la circulación sanguínea y la oxigenación de los tejidos al oponerse a la formación de depósitos grasos en las venas y arterias.

2) Ajo y cebolla

El ajo y la cebolla contienen un compuesto rico en azufre llamado alicina, un limpiador del hígado que se une a las toxinas y las neutraliza.

El ajo también es un excelente remedio contra la hipertensión.

3) Algas

Las algas son depurativas, ricas en minerales, vitaminas y fibra. El consumo regular de algas reduce los efectos secundarios de la quimioterapia y la radiación, y estimula el sistema inmunológico.

La espirulina es una alga microscópica que crece naturalmente en lagos en regiones ecuatoriales. Muchos expertos dicen que la espirulina tiene una acción anticancerígena. Por ejemplo, con la ingesta diaria de 1 gramo de espirulina durante un año, en un estudio, el 45% de los fumadores, se curaron de cáncer oral.

Se están realizando estudios para evaluar sus beneficios preventivos y curativos en el caso de la leucemia.

Para prevenir el cáncer, es recomendable tomar una dosis diaria de espirulina.

4) Arroz integral

En Japón, el arroz es objeto de una gran cantidad de investigaciones contra el cáncer.

El arroz orgánico BIO también contiene sustancias anticancerígenas que protegen contra el cáncer de colon, mama y próstata.

5) Berenjena

Al igual que otras verduras moradas, la berenjena contiene sustancias anticancerígenas que protegen a las células de las mutaciones causadas por el cáncer.

6) Cítricos

Las frutas cítricas son ricas en vitamina C que tiene la particularidad de estimular la actividad de las células y anticuerpos del sistema inmune.

Las frutas cítricas también tienen propiedades antioxidantes. Contienen flavonoides de la familia de los polifenoles, que protegen los capilares sanguíneos y mantienen las membranas permeables y oxigenadas.

El consumo regular de cítricos protege, en particular, los cánceres de estómago y laringe. Por otro lado, los terpenos cítricos hacen que las enzimas desintoxicantes sean más efectivas contra los carcinógenos,

 7) Repollo

Sabemos que: el brócoli, la coliflor, el repollo, el rábano y el berro tienen importantes poderes antitumorales.

El consumo regular ayuda a fortalecer las defensas inmunes y eliminar los radicales libres, protegiendo las células.

8) Frutos rojos

La fresa tiene efectos depurativos. Es una fruta rica en vitaminas, minerales y fibra que ayuda a limpiar el cuerpo de toxinas.

Las moras, grosellas y arándanos son ricos en un pigmento púrpura llamado antocianina, que tiene un fuerte poder antioxidante y protege contra ciertos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Para la prevención del cáncer, algunas personas optan por la ingesta diaria de un zumo de arándano orgánico concentrado en antocianina.

9) Frutos secos

Nueces, anacardos, avellanas, almendras, pistachos, piñones, cacahuetes y semillas de girasol son una fuente de vitaminas B y E, minerales como el magnesio, manganeso, selenio y zinc.

Las frutas secas son excelentes fuentes de antioxidantes y grasas insaturadas. Estas frutas se consideran beneficiosas en la prevención del cáncer.

10) Verduras secas

Lentejas, garbanzos, guisantes, frijoles son muy ricos en fibra y tienen inhibidores de la proteasa que previenen principalmente los tumores de mama y colon.

11) Manzanas.

La manzana contiene muchos flavonoides, antioxidantes, como quercetina, catequina y epicatequina que tienen el potencial de proteger contra el cáncer (al ayudar a prevenir la oxidación del ADN).

Los ácidos clorogénicos y elásticos (compuestos fenólicos) contenidos en la manzana bloquean la progresión del cáncer en los animales.

La pectina, una fibra soluble, desempeña un papel antitumoral en el intestino que evita el cáncer de colon.

Investigaciones posteriores han revelado que la quercetina es la responsable del efecto protector de la manzana contra el cáncer de pulmón.

También se ha demostrado que el consumo regular de manzanas tiene un efecto protector contra el cáncer de mama.

12) Melón

El melón es rico en antioxidantes betacarotenos y contiene pocas calorías, ideal para mantener alejados los tumores relacionados con la obesidad.

13) Miel

La miel tiene propiedades antisépticas que son muy útiles para prevenir infecciones asociadas con una disminución de la inmunidad durante el tratamiento quimioterapéutico.

14) Pescado

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 en el pescado graso como la caballa, las sardinas, el salmón, el atún, las morenas, el arenque fresco, el rape, el salmonete, el espadín y el rodaballo ralentizan el crecimiento de un tumor en el cáncer de mama, ovario, colon o próstata en animales.

También es posible beneficiarse directamente de las propiedades medicinales de los ácidos grasos omega-3 a través de un suplemento dietético.

15) Pimienta

Los colores brillantes: amarillo, rojo y pimiento verde indican que el pimiento es rico en betacaroteno en combinación con vitamina C. Ambos son antioxidantes y protectores de la mucosa.

Además, el pimiento contiene capsaicina (una molécula de menta) que bloquea los compuestos precancerosos, especialmente los que se encuentran en la carne y el pescado ahumado. Parece que los ingredientes activos presentes en la pimienta reducen especialmente los tumores pancreáticos.

16) Remolacha

El color violeta de la remolacha contiene un poderoso regenerador celular, betacianina.

Además, los científicos estadounidenses han descubierto que el diindolilmetano (DIM) en la remolacha azucarera es un poderoso agente antitumoral.

17) Seta china

La medicina tradicional china utiliza hongos chinos como el Shiitake (Lentinus edodes), el Maitake (Grifola frondosa), el Reishi (Ganoderma lucidum) para fortalecer el sistema inmunológico.

Estos hongos contienen polisacáridos llamados beta-glucanos que tienen la propiedad de activar las respuestas inmunes y prevenir el cáncer.

18) Soja

Las mujeres orientales tienen menos probabilidades de desarrollar tumores de mama y de ovario que las mujeres de otros continentes. Parece que el consumo de soja está involucrado en la acción antitumoral.

Los estudios han encontrado que la genisteína (inhibidor de la proteasa) y las isoflavonas presentes en grandes cantidades en la soja, tienen propiedades anticancerígenas que previenen el cáncer de mama u ovario.

19) Té verde

El té verde reduce el riesgo de cáncer. Los polifenoles del té, con propiedades antioxidantes, inhiben la formación y el crecimiento de tumores cancerosos y matan algunas células cancerosas existentes. Este es particularmente el caso del galato de epigalocatequina, el principal ingrediente activo que se encuentra en el té verde.

Un estudio clínico demostró que las personas que consumieron al menos una taza de té verde a la semana durante seis meses tenían menos cáncer general del recto y el páncreas que aquellos que no lo hicieron.

Otro artículo publicado en el Journal of the National Cancer Institute encontró que el consumo regular de té verde puede reducir el riesgo de cáncer de esófago en un 60%.

20) Tomate

El tomate crudo es muy rico en licopeno, un carotenoide que le da un hermoso color rojo. El licopeno es un antioxidante que protege a las células de una mutación en el ADN.

El tomate también contiene otras moléculas en su piel y semillas que tienen un efecto antitumoral en el cáncer de próstata.

21) Espárragos

El espárrago tiene un poder antioxidante muy fuerte y contiene pequeñas cantidades de lignano (3 microgramos por gramo), un fitoestrógeno, cuya estructura es similar al estrógeno.

Ya se sabe que esta molécula tiene efectos beneficiosos sobre los vasos sanguíneos de pequeño calibre. Los lignanos pueden reducir el riesgo de cáncer de seno en mujeres premenopáusicas.

Por otro lado, según un estudio sueco, una dieta alta en lignanos podría reducir el riesgo de cáncer de próstata en un 26%.

22) Cúrcuma

23) Chocolate negro si es posible con más del 70% de cacao

El problema del azúcar

¿Existe un vínculo entre nuestro consumo de azúcar y el cáncer? Sí, y la relación es muy fuerte.

Nuestro consumo de azúcar blanco refinado que literalmente está muy industrializado, podría incluso explicar la actual epidemia de cáncer.

El azúcar pasó a consumirse de 5 kg por año y por persona en 1830 a 45 kg en Francia en 2010, incluso 80 kg en los Estados Unidos.

El azúcar tiene un índice glucémico muy alto.

El azúcar que comemos se transforma en glucosa en el cuerpo, una forma que puede ser utilizada directamente por los músculos, los órganos y el cerebro. Pero el azúcar refinado tiene la distinción de tener un alto índice glucémico, es decir, pasa muy rápidamente a la sangre.

En respuesta, nuestro cuerpo libera inmediatamente una gran cantidad de insulina para promover la penetración de esta glucosa en las células y disminuir el azúcar en la sangre. Finalmente, la secreción de insulina se acompaña de la liberación de otra molécula, IGF para el factor de crecimiento similar a la insulina. Sin embargo, IGF tiene la característica de estimular el crecimiento celular.

El azúcar nutre los tumores.

El IGF promueve el crecimiento de las células, incluidas las células cancerosas, pero también estimula la producción de factores de inflamación, que también favorecen los tumores. Al final, la insulina y el IGF fomentan la proliferación de tumores, pero también su capacidad de invadir los tejidos vecinos.

Así es como el azúcar ayuda a los tumores a crecer. En otras palabras, cuanto más azúcar comemos, mayor es nuestro riesgo de cáncer.

“¡El incremento de nuestro consumo de azúcar refinado ciertamente explica la actual epidemia de cáncer!”

Como prueba, aquí están los resultados de algunos estudios citados por David Servan-Schreiber en su libro «Anticancer»:

«en mujeres menores de 50 años, aquellas con el nivel más alto de IGF tenían 7 veces más probabilidades de tener cáncer de mama » en comparación con las mujeres que tenían la tasa más baja. Este mismo fenómeno se ha observado para el cáncer de próstata, con un riesgo 9 veces menor. El índice glucémico también está asociado con el cáncer de páncreas, colon y ovarios.

Contra el cáncer, consumir menos azúcar

En contraste, en el estudio de nuevos medicamentos, los pacientes pueden reducir las cantidades de insulina e IGF en la sangre. Pero ahora necesitamos reducir nuestro riesgo de cáncer comiendo menos alimentos azucarados y menos harina blanca, que también mantiene un índice glucémico elevado.

En resumen, para luchar contra el cáncer, no necesitamos: Azúcar en té o café, postres dulces (excepto frutas), dulces, refrescos y zumos de fruta con azúcar, harinas blancas y cereales refinados, arroz blanco, patatas… Podemos reemplazarlos por: sustitutos naturales del azucar como la stevia, harinas y granos enteros, arroz integral, basmati o tailandés, verduras y legumbres, fruta fresca.

Tenga en cuenta que consumir menos azúcar reduce el riesgo de tener cáncer, pero también reduce la diabetes, obesidad y enfermedades cardiovasculares …

¡Déjanos un comentario!

Descubre toda la gama de productos de Janine Benoit en www.janinebenoit.es

Para más información, escríbenos a info@janinebenoit.es